Cuando tienes invitados, fiestas o celebraciones, preparar una tabla de embutidos es una muy buena idea, ya que: ¿A quién no le gusta degustar unos buenos embutidos?

Hay tanta variedad de embutidos, que para escogerlos es todo un rompecabezas. Además de los embutidos tradicionales, tenemos la amplia familia de los bulls, el bisbe blanco, el bisbe negro, el pan de hígado, la butifarra del perol y otros que pueden ser desconocidos para los invitados. Por otro lado tenemos los embutidos secos, la longaniza de payés, el fuet, la sequeta, etc.

A Carns Milà os damos algunas ideas para servir una magnífica tabla de embutidos.

Elegimos y servimos los embutidos

Un buen comienzo es proporcionar una muestra de embutido entero, como un buen lomo embuchado o un jamón ibérico o ambos, pero también se puede servir embutido blanco, como el bisbe blanco o la butifarra del perol, entre otros. O bien, embutidos secos; sin pimentón como, por ejemplo, el fuet, el salchichón, etc.

Si lo combinamos con los embutidos rojos como el chorizo, los choricitos o el chorizo picante completamos nuestra tabla de embutidos con una gran variedad para todos los paladares.

Es importante tener en cuenta servir los embutidos a temperatura ambiente. Por lo tanto, si tenemos embutidos que se conservan en la nevera tendremos que recordar sacarlos un rato antes de servirlos.

Es preferible servir los embutidos cortados para facilitar el trabajo a nuestros invitados, pero ten en cuenta que los embutidos rojos tienden a manchar los demás embutidos haciendo que los sabores se mezclen. Por lo tanto, es conveniente servirlos separados de los demás.

Se puede aprovechar, también, para incluir en la mesa otros embutidos que quizás son desconocidos para los invitados. Entre el catálogo de embutidos Milà, se pueden encontrar embutidos tradicionales de alta calidad que se diferencian de las tablas habituales.

Elegimos un buen acompañamiento

Finalmente, hay que preparar un buen acompañamiento, y por ello puedes optar por una degustación de quesos, frutos secos, una ensalada, tomate, tostadas o un buen pan, pero lo más importante es un buen vino.

acompañamiento-embutidos-carnsmila
Mi carrito